miércoles, 7 de septiembre de 2011

El núcleo del 'Big Six'

Este fin de semana regresa la Premier League tras la doble jornada de encuentros clasificatorios para la Eurocopa 2012 en los que la selección inglesa ha sellado prácticamente su billete para estar el próximo junio en Polonia y Ucrania. Pero esta jornada que se nos avecina, la cuarta, es especial porque es la primera que se va a jugar con todas las plantillas ya cerradas. Éste va a ser un pequeño análisis que se va a centrar en los, a priori, seis candidatos al trono que ahora ocupa uno de ellos, el Manchester United, pero especialmente en la zona caliente de sus diferentes esquemas: el centro del campo.


Manchester United

El actual campeón se ha reforzado casi línea por línea, buscando juventud y ambición. Con ese fin han llegado David de Gea, Phil Jones, Ashley Young y los canteranos Tom Cleverley y Danny Welbeck, que el año pasado jugaron cedidos en Wigan y Sunderland respectivamente. Sin embargo, Ferguson no ha reforzado la parte más debilitada de su plantilla: el mediocampo.

Anteayer el técnico escocés comentaba que para reemplazar a Scholes sólo hubieran servido Xavi o Iniesta, pero lo cierto es que se intentó fichar a Wesley Sneijder, mas las diferencias monetarias entre club y jugador resultaron insalvables. Así las cosas, el United parte esta temporada con los siguientes jugadores para el centro del campo: Carrick, Cleverley, Anderson, Fletcher, Gibson y Giggs. El equipo sigue falto de un director de juego, del eje que una ataque y defensa, del medio capaz de acelerar y parar el partido según convenga. Cleverley-Anderson son la primera apuesta de SAF, pero ésta parece una opción insuficiente para competir con los rivales más difíciles; ambos jugadores son de una clara vocación ofensiva, siempre más dispuestos para jugar cerca del área rival que de la propia. Falta talento táctico, algo que podría suplir Fletcher, y mejor salida de balón, algo en lo que nunca se ha podido imponer Michael Carrick. Pero esto no es nuevo; Scholes llevaba dos años con muchas lesiones y Ferguson ha trabajado para que el equipo huyese del centro del campo, cual fuerza centrífuga, y basar todo el juego en las transiciones rápidas y en la velocidad de los delanteros, ideas que han funcionado muy bien en este comienzo de temporada. Aún así, esto no esconde que el centro del campo de los de Old Trafford sea el más débil de todos los que vamos a analizar.





Chelsea FC

El irreverente André Villas-Boas comandará la lujosa nave londinense durante esta temporada 2011-2012, pero lo hará sin Luka Modric, la pieza que buscó con ahínco para un engranaje que lleva un tiempo estancado en esa zona del campo. No obstante, Abramovich ha fichado para el medio a Raul Meireles y al español Oriol Romeu (Essien está lesionado de gravedad), a los que hay que sumar a Obi Mikel, Ramires, Lampard y la joven perla de la cantera blue: Josh McEachran.

El ocaso de Frank Lampard Junior es un hecho. Hace tiempo que se acabó aquel jugador determinante capaz de filtrar pases decisivos como de anotar más de 20 goles por temporada. La llegada de Modric parecía esencial, pero al final no han podido convencer a Daniel Lévi, propietario del Tottenham, y han terminado por firmar al portugués ex del Liverpool, que le aporta más poderío físico y llegada a un conjunto al que nunca le sobraron esos atributos, pero que se ha quedado anclado en un pasado donde las piernas corrían el doble y la mente el triple. Al equipo le falta regularidad en su juego y, sobre todo, sorpresa. Ramires no convenció el año pasado ni en la Copa América, por lo que la pareja Raul Meireles y Frank Lampard parece que será la que parta detrás de la línea atacante, a veces demasiado estática, por lo que el fichaje de Mata se antoja importante. Por lo demás, veremos si Romeu es capaz de quitarle la titularidad a Mikel para el vértice defensivo y si Vilas Boas apuesta por McEachran. Es evidente que éste no es el Chelsea que un día creó Jose Mourinho, pero para resucitarlo, quizá, nadie mejor que alguien que conoció desde dentro aquellos gloriosos años donde en la zona rica de Londres relucían tanto las joyas como los trofeos.





Manchester City

La plantilla sky blue es, sin duda, la más completa del campeonato. Un equipo inabarcable, lleno de talento, poderío físico y versatilidad. A los Kompany, Toure, Silva, Dzeko y compañía se les han unido este verano dos jugadorazos: Nasri y Kun Agüero, el fichaje del año. Sin embargo, el equipo sigue envuelto en ciertas dudas, sobre todo por quién los entrena.

Roberto Mancini fue un futbolista tan elegante como lo son ahora sus trajes, pero debajo de esas ropas de la alta costura milanesa se esconde un entrenador muy poco valiente. Incapaz de prescindir durante mucho tiempo del doble pivote De Jong-Barry con Toure de mediapunta, ha sido ahora, con la baja por lesión del holandés y la llegada de Nasri cuando el técnico italiano se ha decidido a dar un paso al frente y colocar el siguiente esquema: Toure-Barry en el medio, Silva y Nasri por delante de ambos y Dzeko y Kun en la delantera. La presentación fue inmejorable: 1-5 en White Hart Lane en una actuación portentosa de todo el bloque. Poderío físico, juego combinativo y llegada, todo eso es capaz de acumular este City con la mayor de las garantías, ya que tiene a dos jugadores por puesto, cuando no tres. Eso sí, ese dibujo parece en principio falto de vuelo exterior, pero ahí entran en juego los laterales, para dar recorrido a un equipo cuyos límites no deberían existir, pese a la insistencia de su entrenador en afirmar que aún no están preparados para luchar por el título.





Arsenal FC

El equipo del norte de Londres afronta una temporada llena de dudas y desconfianza. La pérdida de Fábregas y Nasri representan el fracaso de un modelo, ya sea por la coyuntura económica de la entidad o por la política de fichajes de Wenger. Sus jugadores buscan pasar los mejores años de su carrera fuera de la entidad Gunner, y ese hecho deprime a su afición.

Para sustituir al excapitán han fichado a Mikel Arteta y a Yossi Benayoun para reemplazar al francés. El bajón de calidad es considerable, pero el centro del campo del Arsenal continúa siendo de nivel: Wilshere tiene todas las condiciones para ser el mejor centrocampista de las Islas durante los siguientes diez años, pero una lesión de tobillo le va a impedir jugar los próximos dos meses; el galés Ramsey va a tener la oportunidad de demostrar su calidad tras una grave lesión que no le ha permitido estar a la altura desde que llegó a Londres: mientras, Alex Song es un buen mediocentro defensivo. Arteta peleará por un puesto con Ramsey cuando regrese Wilshere, pero hasta ese momento, ambos intentarán hacer olvidar a Fábregas. En la recámara, buenos jugadores como Benayoun, Rosicky, Oxlade-Chamberlain (han desembolsado por él 14 millones de euros), Frimpong o Diaby. No obstante, todas las líneas del Arsenal comparten una característica común: calidad, juventud, pero muy pocos jugadores determinantes. Este año Wilshere y Van Persie parecen ser los dos únicos jugadores capaces de elevar al Arsenal por encima de su verdadero nivel. Pero, ¿y cuál es su verdadero nivel? En muchas ocasiones ha parecido que Wenger situaba al Arsenal en cotas superiores a lo que refleja tanto su nivel económico como deportivo, pero este año el reto es verdaderamente mayúsculo. El equipo del alsaciano parece ser el más débil de los seis grandes, ya que no sólo baja su nivel, sino que el del resto no deja de aumentar.





Tottenham Hotspurs

En el deprimido barrio de Tottenham, uno de los más afectados por el desempleo y, por ende, por los disturbios que afectaron a la capital londinense durante el pasado mes de agosto, tienen un motivo para la alegría, sobre todo si simpatizan con los Spurs: Harry Redknapp no sólo podrá contar con Luka Modric un año más, sino que además el croata tendrá un acompañante de lujo: Scott Parker.

Esta doble circunstancia coloca al Tottenham con renovadas posibilidades de regresar el año que viene a la Champions League. Huddlestone, Sandro, Livermore, Parker, Modric, Kranjcar y el mediapunta Rafael Van der Vart tienen el suficiente talento como para que este equipo compita por un puesto del cuarto para adelante. En este curso Redknapp barajará varias opciones para su mediocampo, ya que las posibilidades que le ofrecen tantos jugadores buenos y diversos abren un abanico de opciones que en este momento nos hace muy difícil averiguar la propuesta definitiva del bueno de Harry. Huddlestone y Sandro son los dos mediocentros defensivos, pero es más que posible que en muchos partidos veamos a la pareja Parker-Modric dirigiendo a los Spurs. Una alternativa interesante sería colocar a Huddlestone (Sandro está lesionado hasta a mediados de octubre, pero el año pasado ya demostró su gran nivel) junto a Parker, con Modric por delante, en la posición en la que muchos expertos creen que rendiría mejor. Esta opción tiene su parte negativa, y es que Van der Vaart se caería del once. Veremos qué imagen acaba tomando el siempre atractivo Tottenham, pero si algo tenemos claro es que su fútbol debe crecer desde el centro del campo para matar por los costados con Bale y Lennon; arriba, decidirá Adebayor.





Liverpool FC

Con la llegada de Kenny Daglish los reds iniciaron una britanización de la plantilla, cuestión que se ha reforzado este verano con las contrataciones de Jordan Henderson, Charlie Adam, Stewart Downing y el fichaje de última hora de Craig Bellamy. Además, José Enrique y Coates han reforzado la línea defensiva de un equipo que apetece ver y conocer dónde está su techo.

Su centro del campo es el siguiente: Spearing, Lucas Leiva, Gerrard, Adam, Henderson y Jonjo Shelvey. La gran incógnita se encuentra en Steven Gerrard, quien podría volver en unas pocas semanas tras su lesión, pero es difícil que, aún con el paso de los partidos, volvamos a ver a aquel futbolista dominador desde todas las posiciones del mediocampo. Sin embargo, el Liverpool cuenta con tantas variables en su fútbol ofensivo que el dibujo de la línea media no se antoja tan fundamental. Nos referimos a que Downing, Maxi Rodríguez, Kuyt, Carroll, Luis Suárez, Bellamy, incluso Henderson y Shelvey, pueden ocupar posiciones del ataque tan variadas que debería ser esta línea la que defina a la anterior. Y es que no es lo mismo jugar con Maxi y Downing por las bandas que hacerlo con Bellamy y Kuyt, con un peor balance defensivo, por ejemplo. Personalmente, aún no he visto ningún partido del nuevo Liverpool, pero por variantes, amplitud y calidad, este año sí deben aspirar a puestos Champions.





Los diferentes esquemas están basados en la experiencia de las tres primeras jornadas, en lo que creo que puede ser la línea básica de actuación de los seis entrenadores y en una mezcla de deseo e ignorancia que puede alejarse bastante de la realidad. En cualquier caso, si algo queda claro tras este somero análisis es que la Premier League presenta un cartel inigualable en calidad y competitividad; esta liga, hoy en día, es el Calcio de los noventa y la Liga española de los 2000. Ahora es el turno de los inventores.

2 comentarios:

isa dijo...

Coincido contigo totalmente en que la Premier presenta un cartel inigualable en calidad y competitividad.
Yo creo que actualmente la Premier League se podría considerar la mejor liga del mundo, aquí en España tendremos que esperar muchos años para ver la competitividad de los viejos tiempos.

Saludos

Eugenio Marín dijo...

Gracias por leer y comentar el artículo, isa.

Un saludo!